El árbol que quería ser un pájaro

RosalvaMis Quince Años de Oscuridad, Todos0 Comments

Erase una vez un joven árbol que habitaba en un bello bosque, rodeado de muchos seres vivos que le querían y en un entorno inigualable. Era un árbol sano, con un tronco fuerte, una savia preciosa y un gran futuro por delante. Los pájaros se posaban en sus ramas y eso le hacía muy feliz.

Pero de repente un día, ese árbol intuyó la presencia de un temible tigre y se quedó paralizado. No lo veía, pero sabía que estaba al acecho permanentemente. Tenía tanto miedo que se debatía entre salir corriendo o quedarse inmóvil.

Su tronco comenzó a curvarse, a llegarle menos luz, sus hojas comenzaron a volverse mustias y los pájaros dejaron de venir a visitarle. Sintió una fuerte tristeza porque entendió que anhelaba ser como ellos. Deseaba volar y ser libre. Así que empezó a encerrarse en sí mismo, intentando no llamar la atención de los demás, temiendo hasta de su sombra.

Buscó ayuda sin descanso pero seguía sin sentirse mejor y, aunque sabía que tenía las mismas posibilidades de crecer que los demás y de volver a ser un árbol pleno, no lo conseguía. Muchos no le entendían, le rechazaban. Y comenzó a experimentar soledad.

Hasta que un día, después de 15 años, alguien le dijo que tenía que encontrar al tigre y enfrentarse a él para dejar de sentirse así. Le dio las instrucciones precisas para hacerlo y, aunque tenía mucho miedo, luchó contra ello y lo encontró. Lo miró a los ojos y lo desafió. El tigre tenía mucha fuerza, pero el árbol fue valiente y muy persistente. La lucha continuó hasta que el animal empezó a debilitarse y a entender que le habían ganado la batalla.

Esta victoria hizo que el árbol recobrase su vitalidad. Su tronco se irguió fuertemente de nuevo, su savia volvió a ser preciosa, sus hojas recobraron la vida y la oscuridad se convirtió en luz. Se sintió tan poderoso que empezó a conocerse a sí mismo y le gustó lo que descubrió. Entendió que todo lo que había sucedido, lo bueno y lo malo, le había hecho crecer y convertirse en quién era ahora.

Entonces recordó que siempre deseó ser libre como un pájaro y decidió que era el momento de trabajar duramente para conseguirlo.

Esta es la historia de un árbol que siempre ha querido ser un pájaro. Esta es la historia de un árbol que cada día es menos árbol y más pájaro.

Esta es mi historia.

¡Deja un comentario!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.